Compartir en
Compartir esta receta

Receta de pescado gratinado con tomate y albahaca

play
Tiempo de preparación
'
Tiempo de cocción
'
Nº de personas
2
play
Entre las bases de la famosa y recomendable Dieta Mediterránea se encuentra el pescado, uno de los alimentos principales de nuestra gastronomía a la que, por el ritmo de vida que llevamos, hacemos menos caso del que debiéramos. Hacer un exquisito y sabroso plato de pescado gratinado no tiene por qué convertirse en una pesadilla, en La Cocinera hemos preparado esta sencilla receta de pescado gratinado con tomate y albahaca.  

¡Ponte manos a la obra y disfruta del sabor más mediterráneo sin complicarte la vida!
'
Tiempo de preparación
'
Tiempo de cocción
2
Nº de personas

Ingredientes

Elaboración

  1. Tras precalentar el horno a 220º, retiraremos el envoltorio de plástico de nuestro pescado gratinado con tomate y albahaca y, sin retirarlo de su bandeja original, lo colocaremos sobre la rejilla en la parte central de nuestro horno
  2. Mientras lo horneamos durante 35 minutos, cortaremos la berenjena en rodajas no muy gruesas.
  3. Una vez dispuesta la berenjena, cortaremos igualmente el queso y el tomate y los reservaremos para más adelante.
  4. Para preparar el milhojas que le dará el toque de distinción a nuestro plato, prepararemos una bandeja de horno con papel, sobre la que colocaremos una capa de berenjena y la alternaremos con otra de tomate y una tercera de queso de cabra; acción que repetiremos tantas veces como unidades de cada ingrediente tengamos.
  5. Una vez colocadas las capas, espolvorearemos todo el conjunto con el queso rallado y lo hornearemos unos minutos a 220º grados, hasta que el queso tome ese colorcillo dorado que dan ganas de hincarle el diente automáticamente.
Recomendación del chef

Como toda receta, nuestro pescado gratinado también tiene sus pequeños trucos. Por ejemplo, si has horneado el pescado con calor seco, te recomendamos que le des un ‘golpe’ de gratinado si notas que el acabado no ha quedado lo suficientemente dorado. Cuando haya alcanzado la tonalidad deseada, solo quedará sacarlo del horno y emplatarlo junto a los milhojas de tomate, berenjena y queso que hemos preparado con anterioridad. 

Compartir en
Compartir esta receta